Del caso del Fyre Festival y otras ideas sueltas

He leído mucho este fin de semana acerca del “Fyre Festival”  y todo lo que salió mal (una rápida búsqueda en google les dará una idea), incluida una crónica de una ex-integrante del staff encargada de contratar las bandas.

Para quienes no se hayan enterado (o no quieran googlearlo) el Fyre Festival prometía una experiencia VIP para chicos de clase acomodada rodeados de mar, yates, música, campamento de primer nivel y una experiencia culinaria gourmet en una isla “paradisiaca” de las Bahamas –que según dicen fuera posesión del capo colombiano Pablo Escobar– ¿suena bien no?.

Si a lo anterior le añades que Kendall Jenner (sí, la del comercial de Pepsi) aparentemente lo promocionaba en sus redes sociales y que detrás de la organización estaba el rapero Ja Rule supongo que mucha gente pensó que era una apuesta segura y sin riesgo; sin embargo el festival resultó una pesadilla para muchísimas personas, empezando por aquellas con vuelos demorados, luego cancelados y aquellas que pudieron llegar a la isla se encontraron con que el lugar era algo a medio armar que de VIP no tenía nada.

 

 


Para muchos el fracaso de este festival es una cachetada con guante blanco a la vida privilegiada del pequeño porcentaje que podía permitirse este lujo; para otros, los asistentes, probablemente la peor de sus pesadillas. Personalmente tengo opiniones encontradas, por un lado creo que es el ejemplo perfecto de como los festivales de música hoy día, se tratan de muchas cosas menos de la música, por otro lado como una persona asidua a los festivales y conciertos, imagino la decepción y frustración de aquellos que pagaron su boleto y cuyo situación ahora está en el limbo.

México no ha sido la excepción si hablamos de festivales fallidos o cancelados, pero por mucho creo que algo tan desastroso no ha ocurrido; haciendo un muy breve recuento podemos hablar de como el Ceremonia fue cancelado y luego en un esfuerzo increíble por parte de los organizadores realizado al día siguiente (aunque con menos actos); también recuerdo el triste caso del menos célebre Festival 5 punto 5 y la ya desaparecida productora 11:once, quienes tuvieron que cancelar dos semanas antes, el único festival que ha prometido tener a Kanye West como acto principal.

Si bien en ambas ocasiones me sentí profundamente decepcionada, después de ver muchísimas notas al respecto, creo que no la he pasado tan mal y que los organizadores de Fyre Festival bien podrían tomar nota de como se maneja una crisis de esta magnitud, y de las cosas que pudieron haber hecho antes y durante la inminente oleada de problemas que se les venía encima.

 

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *