FOMO: porno en periférico

Al diablo con todo. Ya se me pasaron dos semanas sin escribir el FOMO y estuve a punto de tirar la toalla por hoy, porque han pasado tantas cosas que ya no les puedo seguir el ritmo. Desde el playback de Justin Bieber, hasta el fiasco con los premios Oscar pasando por el crush de Adele con Beyonce, el chisme de Brad Pitt y Kate Hudson (y el bebé) y todo lo que hizo y no hizo Donald Trump.

Ya no quiero hablar de Donald Trump, de su apretón de manos o de sus discursos. Tampoco quiero hablar de la guapura de Justin Trudeau ni del programa de Conan hecho en México porque no lo he visto completo y todavía no se como me siento al respecto. Podríamos –deberíamoshablar de lo que están haciendo en Corea del Norte o de cómo vamos a mudarnos a la galaxia con planetas habitables que encontró la NASA (o de lo que podemos aprender del nuevo continente).

También quiero hablar de la campaña del DIU y de las organizaciones “anti Trump” que yo si creo que más bien sirven de distracción y pretexto para salir a marchar sin necesariamente quejarse de nuestro gobierno porque ¿quién podría elegir una causa específica? Mejor hay que enojarnos con Estados Unidos y así aquí no tenemos que criticarnos unos a otros… porque entre los deportados, el Oroxxo y Zona Maco admitamos que muy lejos estamos de la unidad nacional.  Also ¿alguien me puede explicar qué pasó con la canción de Ingrata? Ya me da un poco de pereza buscarlo.

Mejor hablemos de la función de porno en periférico o de las planas de la moleskine de la esposa de Duarte (#SiMerezcoAbundancia), no lo voy a superar. Tampoco voy a superar el sándwich de queso hecho con una dona de tocino (y voy intentar mi propia receta pronto). Las máquinas expendedoras de botellas de champaña ya son una realidad así como las abejas robot que todos temimos cuando vimos Black Mirror.

Ya para terminar, porque les digo que ya no puedo mantener el paso y mientras más me tarde en redactar el FOMO más noticias raras se publican les aviso que aparentemente la juventud aprendió algo que nuestros padres no y se han empezado a asegurar que todo lo que leen en internet viene de una fuente confiable o en su defecto, se ha publicado en varias fuentes así que ahora los estudios primermundistas como el de las personas inteligentes y el alcohol o la evolución de la personalidad sólo tendrán relevancia en medida que se retomen en varios medios (¿vieron lo que hice ahí?)

Bonito fin de semana, nos leemos el lunes.

Also: there’s this.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *