Para leer: One hit wonder, de Joselo Rangel

Desde hace tiempo no solo mis playlists están llenas de música, también lo están mis libros. Me gustan las historias en las que la música es un personaje más, a veces porque se usan canciones de referencia, otras tantas porque las acciones son relatadas en medio de conciertos o de bares con buena música de fondo. A Joselo lo había leído ya antes en CrockNICAS MARCIANAS, la columna que escribe para El Excélsior, y sus historias me habían gustado incluso más que su disco de solista, fue por eso que no dudé cuando vi su rostro en la portada, además el título me conquistó: “One hit wonder”.

One hit wonder

El libro se compone de 20 historias cortas, en casi todas ellas la música es un componente importante, a veces porque relata la historia de una banda o la de uno de sus integrantes, otras porque nos deja ver la vida de las groopies (o las novias de los músicos) de cerca y en otras más porque nos da una vista alterna del día a día de los músicos ‘underground’. Todas ellas parecen estar congeladas en el México de los 80s y 90s, como buena fan de Café Tacvba puedo decir que en más de una de estas historias encontraba coincidencias con algunas de las canciones de la banda, no en la trama sino en el tipo de personajes, en los lugares y los contextos en los que todo sucedía.

Así que, si uno de sus propósitos de año nuevo es “Leer más” y además gustan de las referencias musicales en los libros, este va más que recomendado. Si antes de leer “One hit wonder” necesitan una prueba de lectura, les recomiendo este par de columnas de Joselo:  “En defensa del chavorruco” y “Cerati” ; claro que, si son fans de “los cafetos”, seguro sabrán que muchas de las rolas que cantamos de esta banda, son de su autoría.