Una noche de nostalgia y buena música con Travis.

Algo mágico pasa cuando ves a tus bandas favoritas sin ser aplastado y suficientemente cerca como para ver sus expresiones, estoy convencida. Me pasó la primera vez que vi a The Shins y volvió a pasar este lunes, cuando pude ver muy de cerca (y sin el codo de alguien encajándose a mis costillas) a Travis, una de mis bandas favoritas de la adolescencia.

IMG_0460

En poco más de dos horas de música, este cuarteto escocés nos demostró que sus más de 25 años tocando juntos se notan en la química que logran en el escenario, en la comodidad que proyectan sus integrantes durante cada interpretación y en la conexión que logran con el público. Además, supieron hacer una perfecta selección de canciones, haciendo que la audiencia saltara de la nostalgia a la sorpresa, haciendo bailar a todos cuando fue necesario y quedarse casi completamente quietos en los momentos de música acústica.

Es más, hacía la final del concierto la banda logró el ambiente adecuado para que Frank Healy pudiera bajar del escenario a cantar una canción entera subido en los hombros de uno de los asistentes al concierto y rodeado de fans. Estamos seguros de que muchos le habían contado historias de terror al respecto de convivir de cerca con la audiencia de la Ciudad de México, pero él nos tuvo fe, puso sus reglas y sobrevivió con su ropa y accesorios intactos (porque, si se acuerdan del episodio de los lentes de Erlend Øye hace algunos años, ¿verdad?)

IMG_0470

Y hablando de nostalgia, cuando llevas más de 20 años escuchando las canciones de una banda e incorporándolas a momentos importantes de tu vida, realmente valoras momentos como los de anoche, en los que la banda cuenta las historias que los llevaron a componer las canciones, los momentos que los inspiraron, los episodios de sus vidas que capturaron en cada una de esas rolas que tú llevas tarareando desde que tenías 12 años y los escuchabas en Radioactivo y los videos de MTv (para aquellos que tengan menos de 20 y estén leyendo esto… Radioactivo era una estación de radio -sí, radio- con “música alternativa” y sí, en MTv antes había música).

Desde las clásicas “Why does it always the rain on me” y “Sing” hasta algunas canciones de su nuevo disco como “Magnificent Time” o “3 miles high”, a través de cada interpretación la banda demostró que puede igual complacer a sus nuevos fans que a los que llevamos más de la mitad de nuestras vidas escuchando su música. Además de demostrarnos también que, pese a la pésima acústica que tiene el lugar, ellos siempre buscarán escucharse lo mejor posible.

En mi caso, estoy convencida de que iré a verlos siempre que pueda, solo para volver a sentir su buena vibra en el escenario, para averiguar más de las historias detrás de sus canciones y para sentir nuevamente la emoción de escuchar “Closer”, siempre como si fuera la primera vez. Hasta pronto Travis, vuelvan siempre que quieran.

 

Pueden consultar el setlist completito aquí: [LINK]