Blur en el Palacio: To the end

Ya había visto en el Vive a Blur hace un par de años, expectante aquella vez, cautelosa esta. En el foro la multitud no logró prenderse, y nunca imaginé que en el Palacio –con todo y sus deficiencias acústicas– la historia sería otra, tan diferente, tan emotiva.

El concierto empezó aproximadamente una hora después de lo que decía el boleto, bastante puntual considerando que tuvieron un telonero (Hello Seahorse). Cuando las luces se apagaron para volver a encenderse, escuchamos “Go out”, primer sencillo de “The Magic Whip”, esto anunciaba un concierto que pensé se iba a centrar en su ultima producción, y no pude estar más equivocada.

Después de su quinta canción, la muy bonita “Ghost Ship” empezó la ola de exitos que todos coreamos hasta quedar casi afónicos. “Coffee and TV” nos puso a todos a cantar a todo pulmón “and we can start over again”, después “Out of time” del Think Tank, resonó fuerte para recordarnos que ese disco dónde ya no estaba Graham también tuvo momentos importantes. “Country Sad Ballad Man” fue tocada por primera vez después de 18 años y “Beetlebum” encendió los animos al punto de que la voz de Damon se perdía en el mar de coros.

Su décimo track fue de nuevo la quinta canción de su último album titulada “Thought I was a Spaceman”. “Trimm Trabb” del album 13 (1999) fue la primera de una segunda oleada de exitos, a esta siguió “Tender” y todas las luces de los celulares formaron un mar de destellos, continuaron con “Ong Ong” de su nueva producción –y la última que interpretarían del mismo–, “Parklife” llegó para encender de nuevo los ánimos y sobra decir nos volvió locos a todos (entre saltos, volaron todos los vasos de cerveza posibles), a la que siguió una “Song 2” que fue aún más potente, para luego calmarnos a todos al ritmo de la preciosa “To the end” –la cual debo confesar, me sacó lágrimas de emoción– y para despedir esta primera parte llegó la muy emotiva “This is a low”.

Encore: aplausos, espera, queríamos más, no nos podíamos ir así.

El regreso quedo a cargo de “Stereotypes” (The Great Scape, 1995), para luego hacernos saltar a todos con “Girls & Boys” en la que la voz de Damon volvió a perderse mientras todos cantabamos tan al unísono como podíamos “Girls who are boys who like boys to be girls who do boys like they’re girls, who do girls like they’re boys” y todo lo demás, mientras saltabamos con todas las energías que nos quedaban. “For tomorrow” siguió a esta, y volvimos a cantar solo que un poco más contenidos, más tímidos.

Damon, Graham, Alex y Dave finalizaron la noche de la única manera posible, de la forma que debe terminar cuando decides que quieres revivir los 90’s para alrededor de las cerca de 20,000 almas reunidas, cuando sabes que todos volveremos a ser jóvenes esta noche sin importar que hayan pasado 20 años de su lanzamiento, tocando “The Universal”.

It really, really, really could happen
Yes, it really, really, really could happen
When the days they seem to fall through you, well just let them go

Gracias por una noche mágica, gracias por tocar lo impensable, por recordarme que un día pensé que no viviría esto y sobre todo por hacerlo posible.

IMG_9879-totheend

Portada: “Blur-Live” fotografía de Linda Brownlee

Post: “Blur en el Palacio” fotografía de PopSoup