Reflexiones sobre el día internacional de la mujer

Por si no se enteraron o decidieron ignorarlo, el domingo pasado (8 de marzo para los que están malitos de su calendario de efemérides) fue el “Día Internacional de la Mujer” y como siempre, hubo una gran cantidad de actividades, situaciones, publicaciones, etc. dedicadas a conmemorarlo.
Es una de esas fechas con las que algunas personas tienen conflicto. Hay quienes creen que ya no debería de celebrarse, hay quienes creen que es una burla y he de confesar que hasta este año, la celebración de este día se me hacía de lo más ridículo. Me tomaba con filosofía las felicitaciones que me llegaban de amigos y familiares ¿cuál es el punto?¿por qué tenemos que celebrar algo que por derecho nos corresponde? no los veo celebrando a los hombres por su derecho a hacerse una vasectomía o a mantener a su familia si quieren.
Y tengo un poco de razón, pero la realidad es que es importante reconocer el trabajo que se ha hecho en lograr la tolerancia y la equidad de género (poca o mucha que sea) en la que vivimos ahora.
Esto lo descubrí porque afortunadamente el pasado fin de semana me invitaron a participar en dos eventos: Vital Voices Mentoring Walk y el Women’s Weekend. Algo debo estar haciendo bien como para que otras mujeres que yo considero exitosas y cuya opinión respeto mucho, me hayan invitado a participar. En honor a lo conversado hice una lista de los aprendizajes de estos dos eventos:
  • La cuarta conferencia mundial de la mujer en Beijing en 1995 resultó ser clave para reconocer y reafirmar los logros alcanzados en términos de equidad el día de hoy.
  • La clave del éxito es tener la audacia de tomar riesgos (locos o calculados).
  • Hoy por hoy uno de los principales obstáculos a los que nos enfrenamos son el miedo y nosotras mismas (otras mujeres poniendo obstáculos a otras).
  • La discriminación no es negocio y al parecer, hoy las empresas y gobiernos que apoyan a más líderes mujeres lo encuentran bastante redituable.
  • Debemos dejar de exagerar las diferencias y buscar paridad con los hombres también, ellos también deberían poder balancear trabajo con familia, ellos también deberían de poder competir con mujeres igual de preparadas en el ámbito laboral y no sólo con mujeres por ser “mujeres que cumplen con la cuota por ley”.
  • El tema de “la pareja” y “la mujer sola” ya no es un tema (o no debería serlo), me pareció interesante como todas las mujeres que participaron como conferencistas en estos eventos agradecieron el apoyo de sus parejas o admitieron haber conscientemente decidido estar solas para desarrollar sus carreras sabiendo que la vida en pareja no era necesidad.
  • Aparentemente las mentorías han sido clave para ayudar a impulsar más logros entre mujeres exitosas.
  • Nos gustan las cosas bonitas, el feminismo no está peleado con la feminidad aunque todavía no me explico por qué en estos eventos conmemorativos sólo había patrocinadores con cosas lindas y superfluas en lugar de impulsar también la parte intelectual.
Somos muchas y definitivamente un grupo social de interés, como prueba de lo anterior (por aquello de las marcas), aquí la galería de algunas cosas que me encontré durante el Women’s Weekend para celebrar el día internacional de la mujer.

 

A 20 años de la convención de 1995 hay que celebrar y comunicar los logros. Más y mejores mujeres preparadas son la clave para que este “problema” deje de serlo y en unos años solo sea una fecha que conmemore todos los años de trabajo.

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *